Close

Huertos Escolares. Espacios Educativos para Reconectar

«La mejor cosecha es la que no se ve»

 

Un proverbio chino asegura que el secreto para ser feliz toda la vida no es otro que cultivar un huerto. Trabajar la tierra abre una puerta al crecimiento personal y espiritual.

 

La crisis que estamos atravesando pone de manifiesto la necesidad de Reconectar con la Naturaleza. La sociedad se ha ido desvinculado de los procesos naturales, encerrados en su mundo artificial para el que nuestro propio organismo no está diseñado.

Esta desconexión produce una serie de carencias en nosotros/as a todos los niveles que, rara vez, somos capaces de detectar y relacionar.

Los centros educativos tienen la gran responsabilidad de mostrar a las personas cómo mantenerse sanas física y mentalmente mediante el contacto directo con nuestra naturaleza interna y externa, estrechamente ligadas.

El huerto escolar es un espacio natural dentro de nuestras instalaciones donde se practica la agricultura orgánica, la conservación de la bio-diversidad y el medio ambiente y la práctica de una alimentación saludable y de km 0.

 

Según el profesor Zhan Hongsheng, experto en terapia hortícola:

<Se cura la mente ofreciendo una ‘fiesta para los ojos’, que va en paralelo con nuestro deseo innato de estar cerca de la naturaleza. Y se cura el cuerpo produciendo frutas y verduras que luego forman parte de una dieta saludable que combate la enfermedad.>

 

Calendario de actividades vinculadas al huertos escolar.

 

Los beneficios de un huerto son tan cuantiosos hemos tenido que sintetizarlos en los siguientes:

A nivel estructural

– Recuperación de espacios sin uso lo que incrementará el valor y atractivo de las instalaciones.

– Posibilita la implementación de otros proyectos como la reducción de los residuos mediante la gestión de la fracción orgánica.

– Genera un espacio integrador y de participación profesorado – alumnado – madres y padres. Además resulta especialmente útil para la motivación de alumnas con requerimientos especiales.

– Mejora la biodiversidad y aporta beneficios paisajísticos y ambientales.

 

A nivel físico

– Exige el movimiento físico, mejorando nuestras capacidades.

– Permite desarrollar las habilidades psicomotrices.

– Provoca una mejora en la alimentación, hacia una dieta más saludable.

 

Muchas investigaciones científicas determinan que trabajar en un huerto un rato al día estimula multitud de aspectos cognitivosSe ha comprobado que mejora la memoria. También incrementa
la capacidad de concentración y permite un mayor desarrollo
de la creatividad y la inteligencia.

A nivel social

– El proyecto insta a la involucración de todo el profesorado ofreciendo oportunidades para mejorar el ambiente de trabajo.

– En estos espacios se aprende a compartir experiencias, conocimientos y tiempo con los demás.

– Cultivando se aprende a respetar a todo ser vivo –desde una lombriz a una abeja–, pues forma parte de un ecosistema en constante equilibrio.

 

A nivel psicológico

Ayuda a poner la vida en perspectiva. Es fácil hacer paralelismos entre el cultivo atento y paciente de la vida en un huerto y el camino del autoconocimiento y el crecimiento personal.

La visión de las cosas bellas nos llena de alegría. Además la euforia del logro mejora la salud, aumentando la autoestima y la satisfacción.

– Ejerce la paciencia. Nos ayuda a tomar consciencia de los ritmos reales de otros seres vivos provocando que nuestra velocidad «artificial» baje de revoluciones.

– Permite reconectamos con el «tempo » de la naturaleza aportando sus beneficios: un mayor estado de consciencia de lo que ocurre alrededor.

– Fuente de motivación vital. Contrarresta el enfado, la tristeza, el estrés o la depresión por falta de retos.

– Posibilita el despertar de la conciencia ecológica, descubriendo de forma práctica el increíble equilibrio de los ecosistemas vivos.

 

A nivel educativo 

– Fortalece el sentimiento de pertenencia al centro educativo, valorando en mayor medida las instalaciones.

– Permite adquirir responsabilidad  y valorar el esfuerzo.

– Ofrece una potente y moderna herramienta educativa a través de la cual afianzar los conocimientos adquiridos en clase de manera transversal a todas las asignaturas.

 

¿Qué podemos hacer por ti?

  1. Estudiamos el espacio que mejor se preste para la instalación del huerto.
  2. Preparamos el terreno de cultivo, instalamos el sistema de riego, disponemos un compostero y ya estamos listos para recibir a los niños y niñas.
  3. Diseñamos un calendario anual educativo adaptado a las necesidades del centro.
  4. Cada 15 días un educador/a experto desarrolla un taller ambiental mediante la utilización del propio huerto.
  5. Cada clase participante dispone de un organigrama con una labor semanal.
  6. Los profesores y profesoras obtienen un manual para desarrollar contenido curricular utilizando el huerto escolar como herramienta educativa.
  7. El proyecto podrá formar parte de una «Comunidad Virtual de Aprendizaje».

 

#SabiduríaNatural #ReconectarconlaNaturaleza

cuerpomente.com

Related Posts