Iniciativa de la Escuela Rural Activa (ERA) del Vall de Almonacid (Alto Palancia – Castellón). En breve, matrícula abierta para el curso 2021/22.

La asociación sin ánimo de lucro Interpreta Natura y el Ayuntamiento del Valle de Almonacid colaboran con el aulario de la localidad en un proyecto que pretende potenciar los grandes beneficios de la escuela rural.

Durante el año 2021, y con la colaboración de la Fundación «La Caixa» y el Cuerpo Europeo de Solidaridad, se desarrollarán diversas actividades donde los grandes protagonistas son los siete niños y niñas de la escuela.

La escuela rural proporciona a su alumnado lo que la mayoría de los adultos buscan en su tiempo de ocio: un momento y lugar para buscar la naturaleza -que tan bien nos hace según una infinidad de estudios científicos y la conexión con la vida rural que está en las raíces de la mayoría de nosotros.

Sentimos alarmas sobre el cambio climático, sobre que el futuro de la humanidad está en peligro. Se habla de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible, la Agenda 2030, el Pacto Verde Europeo …, pero al mismo tiempo nos encontramos con que las políticas, las promesas o los compromisos de las administraciones apenas hacen hincapié en la necesidad de salvaguardar el territorio rural como fundamento que es de esa sostenibilidad y conservación del natural.

Un medio rural descuidado se vuelve en un medio rural despoblado y eso nos deja desprotegidos a todos. No olvidemos que el campo nos da de comer, pero poco se reconoce su labor primordial como sumidero de CO2, como productor de oxígeno o como custodio de saber, cultura e historia.

Es muy probable que, como en muchos foros se ha concluido, la solución contra la despoblación esté en el mantenimiento de servicios y la generación de empleos de calidad. Si aceptamos esto como cierto, hablamos de uno de los servicios más importantes, ese que genera identidad y pertenencia al territorio: la escuela.

No se puede entender una sociedad sin escuela. Como indica la ONU: «El acceso a la educación inclusiva y equitativa puede ayudar a abastecer la población local con las herramientas necesarias para desarrollar soluciones innovadoras a los problemas más grandes del mundo».

El bueno viene en pequeños frascos, es una definición perfecta de la escuela rural. El informe PISA 2018 indica los siguientes resultados cuando compara alumnos de escuelas rurales con los de la ciudad:

  • Se consigue una educación más personalizada. Al ser aulas con menor número de alumnos y alumnos, el profesorado se puede adaptar mejor a las necesidades y conocimientos de los estudiantes.
  • El clima es de menor competición y más cooperación. También al mismo tiempo se mejora la disciplina.
  • En general, hay una mayor satisfacción con la vida: el alumnado rural tiene más sentimientos positivos y menos tendencia a la tristeza que el urbano.
  • Mejora la relación escuela-familia.
  • Nuestros hijos están más seguros en una pequeña escuela rural. En estos tiempos, no podemos dejar de pensar en la pandemia y en que los expertos recomiendan las pequeñas burbujas frente a los grandes centros.

Benjamin Franklin apuntaba: «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y el aprendo». Son muchos los autores ya que recomiendan las metodologías activas donde la exploración y la experimentación son la base del aprendizaje. Es incuestionable que esas propuestas dinámicas son mucho más factibles en las escuelas rurales, como se está demostrando desde el ERA del Vall de Almonacid donde estamos desarrollando cuatro ejes fundamentales ligados al territorio:

  • La huerta orgánica es un espacio comestible, educativo, social y un lugar de encuentro intergeneracional. Es una muestra de economía circular donde incluso los residuos se aprovechan gracias a su compostaje. Compartir salud alimentaria.
  • El patrimonio natural del Parque Natural de la Sierra de Espadán y del río Chico nos permite trasladar el aula al propio bosque o río e incorporar su disfrute como parte del aprendizaje. Compartir naturaleza.
  • El patrimonio cultural material, con el castillo de Almonecir o las trincheras del Frente de Levante de la Guerra Civil como insignias, nos habla de quiénes somos y cómo hemos llegado hasta aquí. Compartir historia.
  • El patrimonio cultural inmaterial, representado por los juegos, los oficios, la música y la lengua tradicional, compartido por nuestros colaboradores locales, pone en valor la vida rural y sus saberes. Compartir conocimiento.

La satisfacción de los niños y niñas, sus familias, el profesorado y los vecinos de la localidad nos indica que vamos por el buen camino. Por ello, queremos animar a todas las familias que en estos momentos se plantean donde escolarizar a su hijo o hija el próximo curso a darle una oportunidad a la Escuela Rural Activa.

Conocer la metodología del Aulario Público del Vall de Almonacid es sencillo y estaremos encantados de atenderle y responder todas las preguntas que os surjan. Sólo escriba a era@interpretayeduca.com y nos pondremos en contacto con vosotros.

Proyecto financiado por:

NOTICIAS RELACIONADAS: