Close

En ERA damos valor a la tradición musical del municipio

Damos valor a la tradición musical del municipio

En la Escuela Rural Activa (ERA) de Vall de Almonacid, los niños y niñas conocen y participan de las tradiciones que tanta vida le dan al pueblo. Hoy ha sido el turno de poner en valor la gran tradición musical del municipio de la mano de la Sociedad Unión Musical Santa Cecilia.

Una agrupación musical que durante décadas ha puesto la banda sonora a la vida de los vecinos y vecinas, en fiestas, procesiones, conciertos, charangas y pasacalles. Tocaba acercar a los más pequeños a esta comparsa y ¡qué bien nos lo hemos pasado!

La música es un arte con múltiples beneficios en nuestro desarrollo y es que cuando la escuchamos se activa todo el cerebro estimulando tanto la racionalidad como la creatividad de las personas. Los beneficios de la música son extensos y variados: ayuda al crecimiento intelectual, aumenta la memoria y la atención, mejora la fluidez de expresión tanto hablada como corporal, aumenta el razonamiento matemático y lógico, estimula la creatividad y la imaginación, nos hace desarrollar el equilibrio y los sentidos, nos hace mejorar el control de nuestros estados de ánimo y por supuesto, mejora nuestra salud y bienestar. Por todo ello, la niñez temprana es un momento crucial y privilegiado para la práctica musical.

Además, cuando la música se hace en equipo sus beneficios sociales se multiplican, creando sinergias, fomentando el trabajo en equipo, favoreciendo la socialización y la cooperación y reforzando vínculos afectivos e intergeneracionales mediante el desarrollo de habilidades sociales.

La Sociedad Unión Musical Santa Cecilia es un ejemplo y por eso ponen todos estos beneficios al servicio y disfrute de la comunidad de manera que representan un pilar importantísimo en la vida del pueblo, un pilar que no puede desaparecer.

En la escuela de Vall de Almonacid recibimos la visita de Maria, Alberto, Adrián, Ángel y José Luis, quienes, a través de diferentes juegos, nos transmitieron toda esa pasión que les hace vibrar con cada nota. Al participar en diferentes juegos pudimos conocer e identificar los instrumentos musicales, hicimos percusión corporal siguiendo el mismo compás, cantamos, bailamos y ¡hasta pudimos tocar todos los instrumentos!

Agradecemos profundamente esta visita porque ha despertado algo en cada uno de nosotros que nos motiva a seguir aprendiendo para dar continuidad a una de las tradiciones culturales más vivas y valiosas del municipio. ¡Que la banda sonora nunca se pare!

Related Posts